Volvo Cars reducirá radicalmente las emisiones de carbono como parte de su nuevo y ambicioso plan climático

Atrás
Noticias
Publicado 12:00 AM, September 11 2020

Volvo Cars presentó uno de los planes más ambiciosos de la industria automovilística: reducir, hacia el 2025, un 40% su huella de carbono por vehículo durante toda su vida útil. Este es el primer paso tangible para lograr el objetivo de Volvo Cars de que, para 2040, sus operaciones no tengan ningún impacto sobre el clima.

El plan incluye acciones concretas en consonancia con el Acuerdo Mundial de París de 2015 sobre el clima, que busca limitar el calentamiento global a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales.

Entre los objetivos de Volvo Cars para 2040 no solo está el de reducir las emisiones a través de la electrificación total de los vehículos, sino también la reducción de las emisiones de carbono en su red de producción, sus operaciones generales y su cadena de suministro, mediante el reciclado y la reutilización de materiales.

“Estamos transformando nuestra empresa mediante acciones concretas, no con promesas simbólicas”, afirmó Håkan Samuelsson, CEO. “Por ello, en Volvo Cars nos ocuparemos de todo lo que esté bajo nuestro control: es decir, las emisiones procedentes tanto de nuestras operaciones como de nuestros vehículos. También nos ocuparemos de todo aquello sobre lo cual podamos ejercer alguna influencia, animando a nuestros proveedores y al sector de la energía a unirse a nosotros en aras de un futuro sin impacto sobre el clima”.

Para conseguir esa importante reducción del 40% de sus emisiones de CO2 por vehículo para 2025, la empresa se ha fijado varios objetivos en distintos sectores de sus operaciones. El objetivo previamente anunciado de que, para 2025, las ventas globales de vehículos totalmente eléctricos representen el 50% del total, es sumamente importante, porque equivaldría a una reducción del 50% de las emisiones por vehículo para ese año.

Otros objetivos a corto plazo son reducir, para 2025, un 25% las emisiones de CO2 relacionadas con la cadena de suministro global, un 25% la cuota de plásticos reciclados en los vehículos Volvo nuevos y un 25% las emisiones de carbono generadas por las operaciones generales de la empresa, incluidas las de fabricación y logística.